Los Guerreros (Novela de Sol Yurick)

Los Guerreros son una novela escrita por Sol Yurick en 1965. Se hizo la inspiración para la película The Warriors del clásico de culto. Comparado con la película, la novela toma una mirada más cercana a los conceptos de sexualidad, reputación, familia y supervivencia. Como la película se produjo en 1979, unos catorce años apretados después de que el libro se imprimió, ciertos rasgos claves se volvieron a escribir para reflejar la evolución cultural. La novela está sueltamente basada en Anabasis por Xenophon.

Resumen de complot

La novela comienza con una cotización de Anabasis. En todas partes de la novela, el carácter Junior lee una versión del libro de cómics de la historia.

Es la tarde del 4 de julio. Ismael Rivera, el líder de los Tronos Delancey, la cuadrilla más grande en Ciudad de Nueva York, llama una magnífica asamblea de cuadrillas de la calle al Bronx. Las cuadrillas de todas partes de la ciudad, señalada por una canción de Beatles por la radio, se dirigen al lugar de encuentro en el parque Van Cortlandt en el Bronx. Según instrucciones, ninguno de ellos lleva armas, excepto una pistola – un ofrecimiento de la paz a Ismael.

Entre las cuadrillas son el Coney Island Dominators, un negro (americano Afro) / cuadrilla hispana quienes son los caracteres centrales de la novela. Los Dominators son el Papá Arnold, el líder, Héctor, segundo en jefe, Lunkface, el miembro más fuerte y más peligroso, Tonta, el consejero, Hinton, el artista de la cuadrilla y carácter central de la novela, Dewey, el miembro más equilibrado y El Subalterno, el más joven del grupo y la mascota de la cuadrilla.

En la reunión, Ismael anuncia su plan, con otros Tronos que transmiten el mensaje a estos en la espalda que no pueden oír. Propone una magnífica tregua diseñada para desafiar 'al Hombre', la sociedad por otra parte llamó a los 'Otros'. Después de un discurso conmovedor, la asamblea se disuelve en el caos ya que varias cuadrillas disidentes comienzan a luchar. Cuando las policías llegan, habiéndose informado sobre un "estruendo" grande, muchas cuadrillas que creen que Ismael los ha establecido, gire su pistola que ofrece la paz en Ismael que le mata.

Cuando Arnold desaparece entre la rabia de los miembros de cuadrilla de Ismael, es hasta Héctor el nuevo líder del Coney Island Dominators, para conducir a los delegados restantes del Bronx atrás a Coney Island, pasando por el enemigo céspedes de cuadrilla montados. Cuando Hinton aconseja quitar su insignia de cuadrilla - símbolos de Mercedes robados de coches y convertidos en alfileres del palo de la clase de la tienda en la escuela que la cuadrilla lleva en sus sombreros - con severidad se castiga. Como Hinton es más familiar con la vecindad, habiendo vivido allí antes, le dan la tarea de conducir la cuadrilla del cementerio Woodlawn donde han evitado a los polis en el caos.

La cuadrilla decide llamar Wallie, el trabajador del consejo juvenil asignado a su caso, venir y conducirlos a casa. Esperándole llegar, la cuadrilla se hace agitada y brinca el metro. Al ratito, el tren se para debido de rastrear el trabajo y la cuadrilla debe tomar una ruta diferente.

En camino a la otra estación del metro, la cuadrilla encuentra los Blazers Borinquen, una cuadrilla inmigrante puertorriqueña. Héctor encuentra al líder para parlamentar para el paso seguro y todo va bien hasta que una muchacha, uno de debs de los Blazers, desee uno de los alfileres de insignia de Dominators. Cuando se niegan, la muchacha castiga al líder de los Blazers, desafiando su virilidad. El líder entonces exige que Dominators quiten sus alfileres a cambio del paso seguro. Las cosas se intensifican en un argumento con Dominators que se marcha a su destino y los Blazers que no responden porque sus refuerzos no han llegado. Enojado, Héctor irrita la cuadrilla en un humor violento, decidiendo herir los Blazers pasando por su césped como un “partido de guerra” – un acto realizado por un ritual de cuadrilla de cambiar las posiciones de los cigarrillos en sus bordes del sombrero.

Los Dominators realizan que están siendo seguidos por el deb y un explorador de los Blazers. Ponen una emboscada a ellos llevándose la navaja de muelle del explorador, luego le ahuyentan. Lunkface convence a la muchacha de quedarse en la promesa de un alfiler y una fila (de "la hermana") en la cuadrilla. Los Dominators entonces encuentran a un individuo y comienzan una lucha, la muchacha que los alienta mientras se turnan apuñalando al hombre con la lámina robada. Los Dominators encienden a la muchacha y violación de cuadrilla ella, abandonándola en la calle ya que se van corriendo al metro.

En todas partes de la novela, los juegos de juego de cuadrilla de 'virilidad', para aliviar aburrimiento o colocar disputas: esperando el tren, Dominators tienen una competición en cuanto a quien puede orinar el más apartado. Más tarde, en el tren, Héctor pasa barras de caramelos que ha comprado a la cuadrilla. Cuando comienzan a embromar Lunkface con una pieza esto se ha caído en el suelo, se enfada tanto deja la cuadrilla ahí mismo. Héctor alivia la situación seleccionando a un miembro para el castigo – Hinton – y Lunkface "le insulta" resoplando en “el cigarrillo de guerra de Hinton”. Entonces Héctor sostiene otro juego de la "virilidad" implicación de la cuadrilla que pega sus cabezas la ventana del tren hasta que pase en el túnel del metro. Hinton gana, casi matándose en el proceso.

Llegando a la calle 96 y estación de Broadway, Dominators encuentran a un poli de tránsito que los observa con recelo. Consciente que las policías tratan de acorralar todas las cuadrillas en la ciudad, y que todavía sostienen el cuchillo solían apuñalar al (posiblemente) muerto, Los Dominators evaden al poli de tránsito brincando del tren como se aloja, pero más policías se revelan y huyen: Hinton que brinca en las pistas en el túnel del metro, Dewey y Junior que brinca un tren de las afueras y Héctor, Lunkface y Tonta que se queda sin la estación.

Héctor, Lunkface y Bimbo se topan con el parque Riverside. Ahora, sin los otros miembros de cuadrilla para verlos, el trío quita sus alfileres de insignia tan para evitar la detención. Encuentran a una enfermera grande, gorda, alcohólica que se sienta en un banco y Lunkface toma un interés a ella. La mujer sólo se interesa en Héctor, refiriéndose a Lunkface y Bimbo como "negros". Héctor la atrae a un punto aislado donde brincan ella y los acepta con mucho gusto. Cuando la Tonta comienza rifling a través de su monedero, reacciona furiosamente. Cuando Lunkface, frustrado, la golpea para guardarla de todos modos, la mujer responde con la fuerza inesperada y comienza a gritar “¡la Violación!” El trío, incapaz de dominarla, huye, pero es puntualmente agarrado por la policía.

Hinton, dentro del túnel del metro lleva tiempo para la reflexión. Pareciendo a un forastero y ofenderse por la cuadrilla, suelta su desprecio escribiendo en la pared, dejando la cuadrilla. Sintiéndose culpable, borra sus insultos y los sustituye por la "etiqueta" de cuadrilla (ha estado haciendo esto en todas partes de la novela).

Hinton llega a la estación de Times Square, el lugar de encuentro. Esperando la cuadrilla entra en un cuarto de baño público y tiene el sexo con una prostituta, se quita a un homosexual y un heroinómano joven que ofrece favores sexuales por el dinero, viajes de acá para allá en la lanzadera a la Grand Central Terminal y vencido con un hambre inexplicable, come sin cesar. Cuando viene a una arcada, juega un juego del desempate a penaltis con un sheriff falso, ganando dos veces, reflejando su resentimiento de la autoridad. Antes de que lo sepa, ha conseguido todo que por lo general hace con la cuadrilla y se pregunta por qué los necesita.

Dewey y Junior se encuentran con Hinton y el trío se marchan para completar su viaje. Aunque Dewey exceda en grado a Hinton, Hinton asume el papel del líder ya que tiene una destreza inesperada para el trabajo. Un par de jocks, volviendo a casa de su fiesta de promoción mayor con sus fechas, observa el trío provocativamente pero Hinton menosprecia no atrás, sintiendo un sentido de la victoria moral como hace y los jocks se marchan.

Hinton, Dewey y Junior finalmente llegan a Coney Island. Desde un breve momento de la celebración, Hinton, todos irritados con la cólera y el sentido de victoria, por impulso llama un estruendo contra los Señores, la cuadrilla rival a Dominators. Corriendo hacia el lugar de encuentros regular de los Señores, Hinton los llama. No responden e Hinton celebra esta victoria dibujando una pintura mural enorme en la pared del lugar de encuentros, insultando a los Señores y celebrando Dominators.

El trío entonces se arriesga atrás a donde debs de Dominators han estado esperando, Hinton que con pesar dice a las novias de Héctor, Lunkface y Bimbo que no volvieron. La novia del papá Arnold menciona que Arnold lo hizo a casa hace unas horas y Dewey y Junior se van con sus novias.

Hinton, no teniendo una novia, se va a casa. Allí su madre, Minnie, está en medio del sexo con su novio, Norbert. Hinton tiende al bebé que se estaba descuidando, luego habla con su hermanastro más viejo Alonso de la vida en general y el futuro. Hinton avanza lentamente en la escalera de incendios y se duerme, su pulgar en su boca.

Enlaces externos



Buscar