Percepción de la planta (paranormal)

La percepción de la planta o biocommunication pueden denotar no sólo que las plantas son sensibles - se pueden comunicar seguramente a través de señales químicas y tener respuestas complejas a estímulos - pero esto puede responder a la gente en una manera que asciende a ESP y esto se puede interpretar como la experiencia de dolor y miedo.

La teoría tiene tendencia para recibirse con el desprecio en círculos científicos mientras los escépticos critican las condiciones de muchas observaciones de 'la percepción de la planta' y declaran que, ya que las plantas carecen de un sistema nervioso y sensorial complejo, no son capaces de tener sentimientos o percibir emociones humanas o intenciones.

Investigación temprana

La noción que las plantas son capaces de sentir emociones se registró primero en 1848, cuando el doctor Gustav Theodor Fechner, un psicólogo experimental alemán, sugirió que las plantas son capaces de emociones y que uno podría promover el crecimiento sano con conversación, atención y afecto.

El científico indio señor Jagadish Chandra Bose comenzó a conducir experimentos en plantas en el año 1900. Encontró que cada planta y cada parte de una planta parecieron tener un sistema nervioso sensible y respondieron para sobresaltar por un espasmo como un músculo de animal hace. Además Bose encontró que las plantas crecieron más rápidamente entre la música agradable y más despacio entre ruido fuerte o sonidos ásperos. También afirmó que las plantas pueden "sentir el dolor, entender el afecto etc.," del análisis de la naturaleza de variación del potencial de la membrana de la célula de plantas en circunstancias diferentes. Según él, una planta trató con el cuidado y el afecto presenta una vibración diferente comparado con una planta sujetada a la tortura.

Un invitado a su laboratorio, el dramaturgo vegetariano George Bernard Shaw, sumamente se molestó para atestiguar una demostración en la cual una col tenía "convulsiones" ya que se hirvió a la muerte. Bose encontró que el efecto de abonos, medicinas y venenos se podría determinar dentro de unos minutos, proveyendo el control de la planta con una nueva precisión. Repitió sus pruebas sobre metales, administrando venenos a lata, zinc y platino, y obtuvo respuestas asombrosas que, cuando trazado en un gráfico, aparecieron exactamente como aquellos de animales envenenados. Para concluir dijo: "¿No nos dicen estos archivos de alguna propiedad del asunto común y persistente? ¿Que no haya ninguna ruptura abrupta, pero un marzo uniforme y continuo de la ley?"

El naturalista Joseph Sinel en 1927 escribió un libro que aboga por la percepción extrasensorial en fábricas. En 1955 la Cabina de Gotthard exploró ideas similares y publicó un periódico tituló Una Observación de la Función de Psi en Fábricas.

Cleve Backster

Bajo la influencia de los experimentos de Bose en los años 1960, Cleve Backster, un especialista de Interrogación con la Agencia Central de Información, condujo la investigación que le llevó a creer que las plantas se pueden comunicar con otro lifeforms. El interés de Backster al sujeto comenzó en el febrero de 1966 cuando trató de medir el precio al cual el agua se eleva de la raíz de un philodendron en sus hojas. Como un polígrafo o 'el detector de mentiras' pueden medir la resistencia eléctrica, que cambiaría cuando la planta se regó, ató un polígrafo a una de las hojas de la planta. Backster declaró que, a su sorpresa inmensa, "el trazado comenzó a mostrar un modelo típico de la respuesta que consigue cuando sujeta a un humano al estímulo emocional de la duración corta".

Un químico Marcel Vogel (1974) afirmado a de reproducido algunos experimentos de Bacter con éxito. Del mismo modo, los científicos rusos Dubrov y Pushkin (1982) cambios relatados de la actividad eléctrica de plantas que se relacionan con actividad humana.

En 1975 K.A. Horowitz, D.C. Lewis y E.L. Gasteiger publicó un artículo en la Ciencia que da sus resultados repitiendo uno de los efectos de Backster - respuesta de la planta a la matanza del camarón de la salmuera en el agua hirviente. Los investigadores basaron las plantas para reducir la interferencia eléctrica y los aclararon para quitar partículas del polvo. Como un control tres de cinco pipetas contuvieron el camarón de la salmuera mientras los dos restantes sólo tenían el agua: las pipetas se entregaron al agua hirviente al azar. Esta investigación usó un total de 60 entregas de camarón de la salmuera al agua hirviente mientras Backster había usado 13. Las correlaciones positivas no ocurrieron a un precio bastante grande de considerarse según las estadísticas significativas. Backster los criticó por entender mal ciertos fundamentos de lo que llamó "la percepción primaria", tal como que el tiempo pasado aclarar las plantas podría haber afectado su relación a los experimentadores.

Puthoff y Fontes

En el noviembre de 1975 un informe llamado “Sensor Biofield Orgánico” examinó la investigación por el doctor Harold E. Puthoff y Randall Fontes en el Instituto de investigación de Stanford en el parque Menlo, California que investiga la posibilidad que las plantas puedan responder al conocimiento humano como sostenido por Cleve Backster.

Mythbusters

El programa de televisión MythBusters realizó un experimento para verificar o refutar el concepto. Las pruebas se hicieron uniendo plantas con un galvanómetro del polígrafo y empleando el daño actual e imaginado sobre las plantas o sobre otros en las cercanías de la planta. El galvanómetro mostró a una especie de reacción aproximadamente un tercero del tiempo. Los experimentadores, que estaban en el cuarto con la planta, conjeturaron que las vibraciones de sus acciones o el propio cuarto podrían haber afectado el polígrafo. Después de aislar la planta el polígrafo mostró a una respuesta ligeramente menos de un tercero del tiempo. Los experimentos posteriores con un EEG no pudieron descubrir algo. Cuando los presentadores dejaron caer huevos al azar en el agua hirviente la planta no tenía reacción en absoluto. El espectáculo concluyó que la teoría no era verdad. Las lecturas anómalas se no repitieron durante sus pruebas y se declaró que "si no es repetible no es la ciencia." Sin embargo nunca dieron la respuesta del polígrafo que se midió antes en el espectáculo una explicación.

Referencias culturales

Fuentes

Véase también

Enlaces externos



Buscar